El estrés se manifiesta en la piel

El estrés se manifiesta en la piel

Además de la hipersensibilidad, la acumulación de tareas en el hogar y en el trabajo contribuye al desgaste emocional. La energía excesiva generada por el estrés no sólo acarrea agotamiento y cansancio, sino que también acelera el envejecimiento “Hay un incremento en la producción de radicales libres que contribuye al envejecimiento precoz. Puede presentarse, además, la excesiva pérdida de colágeno”, dice el médico. La dificultad para conservar el peso es otro tormento. El apetito se altera y surge una voracidad por ingerir alimentos dulces e hipercalóricos.
La esteticista Cacia Rusenhack dice que el estrés intenso se manifiesta también en la piel. Si antes fue oleosa, tiende a volverse más seborreica, con acné o enrojecimiento. La seca, por su parte, se torna reseca y se descama, Las arrugas y marcas de expresión se acentúan más. Las pieles sensibles o con una afección -por ejemplo, acné o rosácea- pueden enrojecer aún más. Por otro parte, los beneficios de los tratamientos demoran más en aparecer.
“Las máscaras faciales y corporales calman, revitalizan e hidratan la piel. También, empleo gotas de aceites esenciales en la crema de masaje. Otro recurso es la puntera oriental, que emite estímulos tonificantes sobre los puntos de acupuntura”, dice la esteticista.

Esta entrada fue publicada en Consejos de salud y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>